¿Por qué la comida ya no es comida?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Si bien, años atrás nos regocijábamos con el simple hecho de disfrutar de una comida colectiva o individualmente, en un espacio diseñado para uno de los máximos placeres que existen para el ser humano, con la llegada del internet en los 90´s, los teléfonos móviles inteligentes y las aplicaciones descargables en los 2000, Facebook e Instagram cambiaron nuestra forma de consumir esos manjares

La última aplicación siendo la imperante en este inicio de siglo, cada empresa, pequeña o grande, depende más y más de la estética de eso que amamos y llamamos comida. ¡Inigualable! ¡Maravilloso! ¡Qué delicia! ¿Ya lo probaste? No, pero se ve increíble. Todo esto, gracias al poder de las imágenes, esas que atrapan nuestro sentido de la mirada, provocando que nuestra papilas gustativas sucumban ante los colores, las texturas, el volumen y nos trasporten a sensaciones que nos llenan de absurda NECESIDAD gastronómica.

Esta necesidad visual ha hecho que: emprendedores cocinen nuevas propuestas para el comensal, los emblemáticos continúen innovando sobre sus íconos y los pioneros replanteen sus conceptos para continuar en el juego, esto mediante la fotografía y el estilismo culinario: criterio que se ha expandido actualmente por la proliferación de PYMES en el área.

También te puede interesar

Aprende a sacar mejores fotos de tus platillos, ¿Te cuento cómo?

Mediante la integración del estilismo en sus herramientas de mercadeo, se seleccionan elementos decorativos (utilería) que eleve la expresión culinaria para brindar una experiencia integral al consumidor mediante una implementación bien aplicada, magnificando y potenciando sus productos, ventas y su longevidad en un sector abarrotado en ocasiones de malas ideas con buen mercadeo o buenas manifestaciones con poca o nula estrategia.

Por : Gregory James de La Tajadita.
También te puede interesar

La profesión más arrebatadoramente exquisita de la publicidad

Share.

About Author

Deja un comentario