Costa Rica se propone ir hacia el Turismo gastronómico

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Milagro Arias • Periodista • milagro@cacore.cr

La experiencia gastronómica no empieza en el destino. Comienza antes de salir”. Así comenzó a exponer, el Dr. Antonio Montecinos, el taller de Turismo Gastronómico en Costa Rica, organizado por la Cámara Costarricense de Restaurantes CACORE en conjunto con la UTUR.

Y es que, para nadie es un secreto que las redes sociales son consultadas por muchos, previamente antes
de visitar un lugar. Posteriormente, el turista evalúa hasta los alimentos que le brindarán en el medio de transporte para llegar al destino, señala Antonio, y pone como ejemplo a Tailandia, país caracterizado por el servicio.

“Ellos han crecido mucho en el tema, y eso que dan es una mística, no una vocación”, indicó. De acuerdo con Montecinos, los puntos de venta son importantes, desde el aeropuerto, la terminal de autobuses, de trenes, de cruceros. “ Ya viajar no es solo un paisaje, es un servicio completo de lo que se está ofreciendo y llegar a lugares donde no hay información de qué podemos encontrar ya estamos mal”, señaló.

La experiencia se completa en el hospedaje, precisamente ahí es donde el turista se relaja y la gran mayoría, busca algo de comer. “Si el salonero pregunta ¿qué gusta? ya eso es un mal servicio, porque de primera entrada se debe ofrecer sin preguntar”, señaló Montecinos.

Son los pequeños detalles los que van a cambiar un negocio Se debe tomar en cuenta que, gastronomía va más allá de hoteles y restaurantes, de acuerdo con Montecinos, es el arte de producir, de crear, transformar, evolucionar, preservar, y salvaguardar las actividades, como el disfrute de manera saludable y sostenible.

Personas que durante sus viajes y estancias buscan realizar actividades fundamentadas en el patrimonio cultural gastronómico, material e inmaterial, en lugares diferentes a los de su entorno habitual, con el principal fin de consumir y disfrutar producto o servicios, experiencias e inspiraciones gastronómicas de manera prioritaria y complementaria. Eso es turismo gastronómico. “El turista gastronómico no viaja cuando hay masas.”, aseguró Antonio.

“El turista gastronómico genera en divisas, el doble que el turista de sol y playa. La parte de las vivencias es lo que este turista está buscando”

Como recomendaciones se debe hacer un rescate de la cocina tradicional, sacar del baúl algo que guardamos, para la oferta gastronómica. Se debe además tomar en cuenta que el turista quiere interactuar, la mayoría de los jóvenes tienen mayor sensibilidad a este tema, “Ellos ahora buscan evaluar un platillo más allá de donde viene el insumo”, dijo Montecinos.

En un plato se pueden crear recetas de otros países, pero se debe respetar lo tradicional contemporáneo, es donde debe trabajar mucho acá, la línea debe ser la alta cocina tradicional. La hospitalidad es primordial, con solo el saludar y ver a los ojos, se ve como viene la persona, atender bien, es crear una motivación temporal, pero con una inspiración permanente.

Puntos a considerar: realizar un estudio de factibilidad. Buscar atractivos turísticos del destino, analizar las prioridades nacionales turísticas y gastronómicas, los programas y proyectos locales, regionales, Adecuar o definir el concepto para turismo también. No en principio, de manera complementaria, se recomienda hacer un estudio cada 5 años, porque sin mercado no hay negocio. Hay que basarse en la pirámide: Control, gestión, e incrementar las ventas. Se deben romper paradigmas, la alta cocina no tiene porqué ser cara, eso sí, se deben evitar confusiones con la cocina gourmet, muchos restaurantes a nivel mundial han logrado el éxito siendo lo más tradicional posible.

“Un restaurante no vende comida. Vende momentos” Se debe tener cuidado con el personal, una persona mal preparada puede echar a perder una experiencia. “Que alguien vaya a tu negocio y no lo saludes, es como si alguien llegue a tu casa y no le digas cómo está. La hospitalidad mucho se ha perdido y es lo que más debe cuidarse”, indicó. El servicio es antes, durante y después, porque el servicio ahora empieza en una red social, si no me contestas por ahí ya tienes mal servicio.

Si no saludan al llegar hay mal servicio, y de despedida no preguntar cómo estuvo todo es pésimo, de  acuerdo con Antonio, también se debe tener cuidado con la ingeniería del diseño de un menú. Influye, en gran medida, cómo se coloquen los platos a la izquierda o derecha, arriba o abajo.

Es importante para un negocio gastronómico contar con Certificaciones de calidad, porque se debe recordar siempre que si el turista se enferma se acabó el viaje.

El objetivo se logra a través del desarrollo de actividades gastronómicas. A la vez buscando lugares alrededor con atractivos, por ejemplo con senderos, pesca, tours, itinerarios mixtos, rutas culturales, enlazando lugares con artesanías, de alfarerías, y hasta de gastronomía cinegética (casa y preparación). Al unir todo esto ya se crea un destino de turismo gastronómico, por ejemplo, explicó Montecinos.

Share.

About Author

Deja un comentario